lunes, 5 de diciembre de 2016

Podcast: rebelión en la radio




Hace apenas unos días que el AIMC (Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación), que se encarga del conocido Estudio General de Medios (EGM), ha anunciado que incorporará preguntas específicas sobre el consumo de podcast en su cuestionario de 2017. Es una decisión pionera a nivel internacional que nos lleva a dos conclusiones: una es que en España cada día se escuchan más audios a la carta y otra es que los grandes medios de comunicación han apostado por este formato de radiodifusión y les interesa que se mida su audiencia. Inevitablemente quedarán fuera del control del EGM una gran cantidad de podcast que no pertenecen a ninguna cadena asociada. 

Pero, ¿qué es un podcast? Es un archivo multimedia (principalmente audio y vídeo) que se puede descargar y oír en un ordenador o en un reproductor MP3. Los archivos se distribuyen mediante un archivo RSS, por lo que permite subscribirse y utilizar un programa para descargarlo y escucharlo cuando el usuario quiera. Suelen tratar una temática en particular de manera periódica y hoy en día accedemos a ellos desde aplicaciones móvil o web.

Los primeros podcast surgieron para cubrir unas necesidades que ni la radio ni la televisión estaban atendiendo. Representan una opción de ocio alternativa a la radio convencional y se utilizan también con otros usos como el divulgativo o el educativo. 

Existen en nuestro país más de 60 emisoras convencionales que nos permiten descargar podcast de programas ya emitidos, pero, en muchos casos, los creadores de estos archivos lo hacen de manera independiente y sus contenidos no se han emitido anteriormente.

El término “podcast” se formó al unir las palabras iPod y broadcasting. El iPod es el conocido reproductor de audio digital portátil que lanzó Apple en 2001. La voz inglesa broadcasting quiere decir radiodifusión. Ben Hammersley, un periodista de The Guardian, utilizó el término por primera vez a principios del año 2004. Ese mismo año, un famoso videojockey de la MTV, Adam Curry, utilizó la especificación RSS para poder añadir archivos al mismo. Así nació el podcast. Y, desde entonces, a los creadores de ese contenido se les conoce como podcasters.

En lo que a la historia del podcast en nuestro país se refiere, ya en el 2004 aparece el primer podcast. Comunicando nace de la mano de José Antonio Gelado, que llevaba un programa sobre tecnología en la Cadena Ser

Daniel Aragay inició en el mismo año su propio proyecto, y como curiosidad diremos que también tenía una sección en la Cadena Ser y la quería ampliar. Así nació Dime Tú.
En la fase inicial los temas que se trataban en los podcast casi siempre hablaban de tecnología y Daniel Aragay intentó acercar al mundo del podcast muchos temas “no frikis” haciendo programas de viajes, humor, sobre Eurovisión, etc. También fue impulsor, junto a Sebas Oliva, de la Asociación Podcast.

Muchos de los pioneros del podcast en España estaban en los primeros puestos de iTunes hasta que entraron las grandes cadenas, momento en el que inevitablemente comenzaron a bajar, aunque muchos han seguido con buenas posiciones en los rankings.

Otro caso reseñable es el de C.J. Navas, que comenzó a hacer podcast en 2006. Realiza desde hace muchos años Fuera de Series, y afirma que la gran revolución en el sector se ha producido gracias a los smartphones.

Entre los podcast dedicados a la divulgación se tocan diferentes temáticas como por ejemplo la Historia. Gregorio Urquía realiza HistoCast (sobre historia militar) y cuenta con unas 23.000 descargas semanales.

En España, además, se celebran unas Jornadas de Podcasting que ya acumulan once ediciones. Las JPOD16 se celebraron el pasado octubre y en las ponencias de este año trataron temas como el transmedia, el posicionamiento SEO o  la accesibilidad a los podcast.

La evolución del podcast nos muestra que se tiende a la mezcla de todo: audio, video, texto, etc.
Pero, a pesar de su auge, no podemos evitar preguntarnos: ¿es marginal el podcast? En las últimas jornadas de podcasting escuchamos que es un nicho y que tiene un público concreto. Sin embargo, es otra vía más de comunicación y lo que importa es el contenido. Su evolución nos muestra que se tiende a la mezcla de todo: audio, video, texto, etc.

Al albor de la cantidad de podcast que se empezaron a producir en España, y como ya ocurriera en otros países, nacieron los directorios, repositorios y difusores del formato podcast. Radiopodcastellano fue el primer directorio de podcasting en España. Se creó en 2009 y se ha consolidado como uno de los medios de difusión del podcasting en español.

Podkas intenta crear la mayor comunidad de podcasters independientes a los que ayudan procurando aumentar su audiencia.

Nos gustaría resaltar también el caso de El Extrarradio, que está formado por periodistas, creativos y profesionales del audiovisual que intentan hacer un periodismo más “de calle”, comprometido con la realidad social y utilizando el podcast como herramienta de combate.

En Lektu apostamos por este formato y contamos con podcast que tratan distintas temáticas como literatura, humor, cine o series
El “fenómeno podcast” no se detiene y existen ya en varios países las Podnight, que son reuniones de podcasters o personas interesadas en el tema que se reúnen para compartir inquietudes, aprender y mejorar las técnicas de grabación y edición y mantenerse al día.

En Lektu apostamos por este formato y contamos con podcast que tratan distintas temáticas como literatura, humor, cine o series. Día a día realizamos mejoras para poder incorporar a cuantos más podcasters, mejor. Os animamos a poneros en contacto con nosotros si realizáis uno.

Nos ha parecido interesante conocer de primera mano lo que piensan varios creadores de podcast que ofrecen sus programas en Lektu. Nos hablan con conocimiento de causa sobre la producción, la difusión, la supervivencia y la evolución de esta particular “rebelión en la radio”. Hemos preguntado a Los Danko (Sam Danko y El Pelos), que nos traen una visión alternativa y urbana del humor, y a los artífices de Neo Nostromo (Miquel Codony y Alexander Páez García), con su programa regular sobre literatura fantástica. Esperamos que disfrutéis de las entrevistas y, sobre todo, de sus podcast.


ENTREVISTA A LOS DANKO

1. ¿Qué es Los Danko?

Los Danko es la unión de dos personas con ámbitos y costumbres totalmente diferentes que, al juntarse ante los micrófonos, hacen que se produzcan muchas situaciones cómicas, ya sea por el desconocimiento de uno o por la sinceridad del otro. El "Pelos" de Ripollet encarna a la persona de la calle, forjada a base de los golpes y la picaresca que da la vida. Sam Danko, por el contrario, es el prototipo de hombre viajado y trajeado, con un punto de vista más superficial y teórico del día a día. Vamos, un perfecto caos que surge cuando ambas partes se intentan poner de acuerdo. En Los Danko cabe todo, desde la actualidad, pasando por las anécdotas de los propios oyentes (y comentadas a posteriori por nosotros), así como entrevistas a personalidades o "celebrities" que de vez en cuando se dejan ver por el estudio (obviamente vienen engañados o sin saber a qué se enfrentan cuando se sientan a nuestro lado...).

2. ¿Por qué en formato podcast? 

Empezamos a principios de 2008, y en aquel momento, en España el podcasting estaba en pañales en todos los sentidos. Los dos veníamos de experiencias similares en programas de humor radiofónicos y acabamos pensando que, para pagar tarde y mal, y teniendo las mismas inquietudes, pues ya nos lo hacemos y guisamos nosotros mismos. Y así fue como nos tiramos a la piscina. Empezamos con apenas un micrófono simplón compartido en medio de la mesa, sin una idea demasiado clara de cómo tirar esto para adelante, y fíjate, casi 10 años después, aquí seguimos, haciendo mil cosas más, pero sin dejar de ver crecer al bebé que nos nació en formato podcast y que sigue evolucionando con nosotros.

3. Por vuestra manera de enfocar la comedia, ¿encontráis más libertad en el podcast que en un programa tradicional en una emisora de radio?

Sin duda alguna, el podcast te permite hacer de banco de pruebas sin tener que poner tu puesto de trabajo a disposición de ese jefe de turno de esa emisora "X " que paga tus nóminas. Por experiencia propia y comparando podcast con radio, hemos llegado a estar en emisoras en las que lo primero que te daban al llegar era una lista de temas tabú y nombres propios que no podían salir por antena, ni para bien, ni mucho menos para mal. 
Un punto a favor que agradece el oyente es que es partícipe de tu programa, de ahí que se consigan auténticas comuniones entre los podcasters y sus oyentes.
Pero, a pesar de su auge, no podemos evitar preguntarnos: ¿es marginal el podcast? En las últimas jornadas de podcasting escuchamos que es un nicho y que tiene un público concreto. Sin embargo, es otra vía más de comunicación y lo que importa es el contenido. Su evolución nos muestra que se tiende a la mezcla de todo: audio, video, texto, etc.
La libertad que te permite el podcasting la marcas tú mismo. Obviamente hay líneas que por ética o simplemente por buen gusto no se pueden rebasar, pero esa misma libertad es la que te hace destacar sobre el resto y crear tu propio estilo. Además, otro punto a favor que agradece el oyente, es que es partícipe de tu programa, forma parte de él, de ahí que se consigan auténticas comuniones entre podcasters y sus oyentes, al menos para nosotros no son un número o un porcentaje del EGM, tienen nombre y apellido, y eso es lo más importante para el que te escucha.

4. ¿Se puede vivir del podcast en España?

Para nada, y es una de las grandes lacras que se sigue arrastrando aquí. Desde hace muchos años en los EE.UU., por poner un ejemplo, el podcasting está totalmente integrado como un medio de comunicación más, tan o más relevante que los generalistas. Las plataformas y compañías de podcasting americanas ayudan, promocionan y esponsorizan a sus mejores podcasters y programas, hasta el punto de poder hacer carrera y vivir de ello.  Aquí la cosa va para largo. Por supuesto que ya hay varias plataformas que concentran de manera eficiente los mejores podcasts de cada género, pero sigue habiendo un abismo difícil de sortear para el podcaster medio, tanto en promoción y apoyo, como en la nula separación entre los programas de radio profesionales que cortan y trocean sus emisiones (desperdigándolos por los mismos sitios que el resto de programas) y el resto de podcasts, que quedan totalmente bajo el radar de cualquier oyente casual que quiera buscar nuevos shows a que engancharse. 

5. ¿Cómo es la producción hasta llegar al mp3 final? ¿Es muy laborioso el montaje?

En nuestro caso es bastante largo y laborioso, no por el directo o la grabación del mismo (solemos grabar sin guión ni pautas escritas), sino por el montaje y la postproducción que le ponemos. Desde un principio mimamos excesivamente el audio, poniendo siempre efectos de sonido y ambientación según el tema o el discurso del momento. Aparte, me considero muy neurótico en todos los aspectos sonoros: que los volúmenes estén perfectos, las pausas, los tiempos, las sintonías... Vamos, que se nos van semanas entre que salimos del estudio con el audio en crudo y el momento en que finalmente llega al smartphone de nuestro oyente. Es un "guilty pleasure" que nos encanta, sobretodo en ese instante en el que oyes el corte final y te das cuenta que las horas y horas en vela montando todo ese cuadro de barras de colores, músicas y volúmenes, han valido la pena.

6. ¿El podcast, en general, según vuestra opinión, tiende a una convergencia o asimilación con YouTube? ¿Los podcasters serán los nuevos youtubers?

Yo no lo veo necesariamente convergente con Youtube. Te pongo un ejemplo rapidísimo: tenemos millones de descargas y hemos sido trending topic en Twitter siendo podcasters, la gente se sabe de carrerilla nuestras frases hechas y tenemos más "feedback" con el oyente que nunca, sin embargo, nos metemos con contenidos similares en Youtube y apenas pasamos de 200 visionados por video. ¿Dónde está el truco? Al revés pasa igual, youtbers que se meten en esto del podcasting se estrellan inmediatamente porque están en otro terreno de juego distinto al que están acostumbrados. Particularmente creo que hay mucha diferencia entre ambas plataformas: son como la radio y la televisión de las nuevas generaciones, y pocas veces el agua y el aceite llegan a mezclarse tan fácilmente.

Sobre si los podcasters pueden llegar a ser los nuevos youtubers, a colación de lo comentado anteriormente lo veo igual de difícil, la gente de la calle se sabe de carrerilla un puñado de youtubers, pero con suerte, podrán decirte un par de podcasters (uno posiblemente será algún locutor profesional, el cual su emisora te meterá la cápsula sonora en el smartphone, y el oyente lo creerá podcaster por error), así que en esas parece que vamos a estar por muchos años, por lo menos en España. Entre cola de león y cabeza de ratón, diría que el podcaster es el lomo del papagayo, que ni lo ubicas, ni lo entiendes. 
ENTREVISTA A NEO NOSTROMO

1. ¿Qué es Neo Nostromo?

Neo Nostromo es un podcast dedicado a la literatura fantástica en todas sus acepciones, que prima las reseñas y las entrevistas, creado y producido por Miquel Codony y Alexander Páez después de sus varias experiencias en el mundo de los podcast y los blogs. Queríamos un programa un poco distinto a otros que existen actualmente, que aportara información interesante, con programas frecuentes (cada 2 o 3 semanas), con una duración razonable (en torno a la media hora), a partir de una fórmula muy clara (programas regulares, con un editorial, dos reseñas y una selección de novedades; programas especiales, con entrevistas relacionadas con el programa previo). Creo que podríamos decir que queríamos que tuviera estructura de programa “profesional”, en la medida de lo posible y de nuestras posibilidades.

2. ¿Por qué en formato podcast? ¿Por qué no un fanzine en papel o en pdf?

Te da tiempo a escuchar el programa completo de camino al trabajo, o en el gimnasio.
Los dos tenemos experiencias previas (algunas de ellas activas en la actualidad) participando en blogs, ya sean los nuestros personales o colectivos, en podcast (por ejemplo, Miquel participa en Los VerdHugos) y en Videopodcast (ambos mantenemos una especie de club de lectura que emitimos en directo llamado The Spoiler Club), todos ellos relacionados con los géneros fantásticos. Personalmente (Miquel al habla), me interesa mucho el formato de podcast, creo que es muy flexible y dinámico, y además me siento muy cómodo con él. Por mi parte (Alex al habla), por un afán de experimentar plataformas y desde luego la de colaborar con Miquel en el proyecto. Además a los dos nos gusta trabajar juntos y es un proyecto que nos apetecía. Es un formato práctico para “consumirlo” en contextos en los que leer un fanzine no sería práctico, es decir, te da tiempo a escuchar el programa completo de camino al trabajo, o en el gimnasio. Este podcast tiene un proceso de generación de contenidos y de producción que nos es más cómodo y, digamos, sostenible. Luego está la cuestión, o la intuición, de que es más fácil diferenciarse con este formato, al que nos parece que no se le ha sacado todo el partido posible.

3. ¿Cómo ha evolucionado el programa desde sus inicios hasta ahora?

En el momento de responder estas preguntas hemos publicado 8 episodios “regulares” y 5 entrevistas, por lo que es un programa con un recorrido limitado. Más allá de que podamos haber mejorado en cuestiones técnicas o en nuestra naturalidad, que no estamos seguros, la principal mejora ha sido la creación, a partir del cuarto episodio, del espacio de entrevistas, que esperamos mantener y explotar al máximo.

4. ¿Habéis intentado hacerlo parte de alguna radio convencional?

La verdad es que no. Tampoco lo hemos discutido. En realidad todavía estamos lanzando el proyecto, como quien dice, y tenemos algunas ideas que todavía no hemos implementado. Podría ser interesante, la verdad, pero no tenemos claro que eso fuera a mejorar su difusión o su calidad. Tendremos que pensar en ello… Además la libertad y comodidad que nos aporta tener nuestro propio ritmo orgánico quizá no lo podríamos mantener al colaborar con una radio. Lo dicho, habría que discutir pros y contras, que desde luego los hay.

5. ¿Cómo es la producción hasta llegar al mp3 final? ¿Es muy laborioso el montaje?

Grabamos con Google Hangout y editamos con GarageBand. El hecho de que el programa sea breve facilita mucho la tarea y hace posible que la edición sea relativamente rápida. Además tenemos experiencia editando otros podcast, con lo que tenemos bastante claro lo que queremos hacer y cómo hacerlo. Actualmente tenemos una plantilla con varios canales para cada tipo de programa y resulta relativamente sencillo actualizarla para cada episodio, con diversos temas musicales libres de derechos que nos gusta usar. Una vez generada la primera versión normalizamos los niveles de sonido con un programa externo, editamos los metadatos, y a volar. Para el apartado gráfico (banners, portadas,...) colaboramos con Octavi Segarra, de Meet Mr. Campbell, y la verdad es que creemos que ayuda mucho a que el programa tenga una imagen más profesional.

Lo que más dificultades nos ha provocado es alguna entrevista con problemas técnicos que han complicado la edición, pero con paciencia y atención se ha podido solucionar todo.

6. ¿El podcast, en general, según vuestra opinión, tiende a una convergencia o asimilación con YouTube? ¿Los podcasters serán los nuevos youtubers?

Son formatos relacionados pero cada uno tiene ventajas y desventajas según el uso que les quieras dar. En nuestro programa la imagen en directo no es muy importante, y el formato sonoro permite escucharlo mientras se hace alguna otra actividad, algo que Youtube no permite (o sí, si prescindes de mirar, pero entonces… ¿para qué complicarse?). 

A título de curiosidad, nosotros emitimos nuestro otro programa, The Spoiler Club, en directo en Youtube, y a posteriori publicamos una versión “solo audio” en formato podcast. Con alguna excepción muy puntual, siempre acumula (bastantes) más escuchas el podcast, a pesar de no haber sido producido como tal (es un programa “crudo”, poco editado, réplica del programa en directo). 

En última instancia depende del formato de programa que quieras trabajar, pero quizá dependa mucho también de público al que te dirijas. Es posible que el formato podcast llegue a una generación de personas que ha crecido con la radio, y se sienten más cómodos con este formato. También es gente que trabaja o tiene tiempo limitado por otras actividades (hijos, trabajo, gimnasio, la compra…) a los que les es imposible sentarse a mirar un vídeo de 30 minutos. Por otro lado, la generación más joven ha crecido con el formato vídeo. Youtube es muy popular entre los jóvenes que prefieren la imagen sonora a solo un audio, ese contacto y acercamiento con el que está al otro lado hablando. Nosotros pretendemos ser más informativos, más “fríos”, por usar un término. Por mi parte (Alex al habla), estoy experimentando con Youtube, subiendo reseñas y contenido literario, y lo cierto es que el público que me llega al canal es ciertamente más joven que el del podcast o el de mi blog.


Lali Rico

No hay comentarios:

Publicar un comentario