martes, 25 de julio de 2017

Nuevos modelos editoriales (III): autopublicación


Trabajar sin descanso, promocionarse fuera y dentro de las redes, luchar contra los comentarios negativos, ayudarse entre autores y no dejar nunca de escribir. Este es el secreto del cóctel de la autopublicación.

Una vez perdidos los complejos de lo que supone admitir que uno apuesta por su propia idea sin tener el respaldo de una editorial, no queda más que demostrar que tu proyecto merece la pena.

La autopublicación forma parte con pleno derecho de los nuevos modelos editoriales a los que nos venimos refiriendo en anteriores entradas del blog.

Respecto a la edición, existen empresas auxiliares que nos ofrecen servicios editoriales imprescindibles, aunque también han proliferado empresas que trabajan exclusivamente con autopublicados, sin olvidar que hasta las grandes empresas editoras han creado sellos propios para escritores que dediden autopublicarse, ya sea Caligrama en Penguin Random House o Universo de Letras del Grupo Planeta.

Sin embargo, hay quien decide ser un hombre orquesta (mujer en este caso) y ocuparse de todo el proceso de creación de sus libros de principio a fin. En Lektu nos ha llamado la atención el caso de Rebeca R. Rodríguez por el éxito de sus novelas La Cámara Oscura y El Sol Oscuro.


Rebeca R. Rodríguez nació en Madrid en 1978. A los 24 años decidió dedicarse profesionalmente a la escritura. Se presentó a varios concursos de Relato Corto y Novela, consiguiendo algunos galardones. Estudió Dirección y Guion de Cine, su otra pasión. Ha escrito, producido y dirigido dos cortometrajes. En el año 2007 publicaron su relato corto “Sábanas blancas” en un recopilatorio que preparó el foro literario “Ábrete Libro”. En el 2010, el relato corto “Después de clase” formó parte de un libro solidario para las víctimas de Tahití. El dinero que se reunió fue a una ONG y se puede adquirir en Bubok.es.

Actualmente, la autora está trabajando en la escritura de la tercera y última parte de su trilogía “El sol oscuro” que tendrá como título "El demonio blanco".

No hay semana en que tu libro La Cámara Oscura no esté en las primeras posiciones de descarga de Lektu. Eres un ejemplo a seguir en el mundo de la autoedición, ¿cuál es el secreto de tu éxito?, ¿cómo lo has conseguido?

En realidad, no sé si soy un ejemplo a seguir, pero te puedo asegurar que todo lo que he conseguido hasta ahora ha sido a base de estudiar mucho en Internet para aprender a maquetar, editar, diseñar las portadas... En definitiva, he pasado muchas horas leyendo a profesionales para poder hacer mi sueño realidad. Muchas horas y mucho esfuerzo. Al principio, cuando no tienes ni idea de cómo autoeditar, todo te parece un mundo y crees que nunca vas a poder hacerlo. Pero ser constante en lo que quiero conseguir es el resultado de estar siempre en las primeras posiciones de descargas en varias plataformas.

Para creer en lo que haces tienes que convertirlo en tu razón para vivir
Para conseguir esto primero tienes que creer en lo que haces. Y para creer en lo que haces tienes que convertirlo en tu razón para vivir. Y por eso tu trabajo tiene que ser perfecto. Nunca vamos a conseguir ese nivel, porque todo se puede mejorar. Pero hay que luchar por conseguirlo. No puedes esperar a que alguien venga y te diga "yo te hago el trabajo sucio". Eso tienes que hacerlo tú, porque para eso es tu razón de vivir. Y nunca debes perder la esperanza de que algún día puedes llegar a tener éxito.


Parece que hoy los autores deben pasar más tiempo haciendo trabajo de marketing que escribiendo. ¿Estás de acuerdo con esta afirmación? ¿Cuáles han sido tus canales de promoción?


Si cada día tengo que pasar una hora promocionando mis novelas y buscando maneras de conseguir más lectores, lo haré
Estoy totalmente de acuerdo. Mira, yo ahora mismo tengo una correctora y una agente literaria que me ayudan mucho. Pero no dejo de esforzarme en lo que hago y en lo que quiero conseguir. Y cuando una editorial quiera trabajar conmigo, tampoco dejaré de trabajar en el marketing de mis obras, aunque ellos se encarguen de estos asuntos. Porque para mí cada libro que he escrito es un hijo y tengo que mimarlo hasta el fin de mis días. Y si cada día tengo que pasar una hora promocionando mis novelas y buscando maneras de conseguir más lectores, lo haré.

Normalmente promociono en mi canal de Facebook y en la página de la trilogía. Luego en mi tienda de Etsy, que es donde actualmente se puede conseguir la segunda parte por un precio irrisorio. También uso Twitter, aunque menos porque no llego a entender bien esa plataforma. Y desde luego, donde mejores resultados se consigue es en las propias plataformas de libros. Lektu, Amazon, Createspace, Smashwords, Google Play son las principales. Luego aquellos que me han pirateado la primera novela también me ayudan mucho a promocionarme. Jajajajajaja. Lo que no quiere decir que me guste lo que hacen, pero bueno, eso es otro tema.

Tu libro en digital lo ofreces gratuitamente tanto en Lektu como en Amazon. ¿Es parte de tu estrategia que la gente te lea lo máximo posible en digital y luego compren la edición en papel?
 
Puse La cámara oscura gratis en varias plataformas y el resultado ha sido brutal. Me leen en 19 países
Sí, es una estrategia. Y buenísima. La aprendí en el blog literario de Dos hermanos. Ten en cuenta que cuando decides autoeditar, generalmente eres un desconocido y no puedes pretender que la gente pague por ti. Bueno, puedes pretenderlo, pero para eso necesitas el apoyo de una editorial que se encargará de que dejes de ser desconocido. Pero como hoy día es tan difícil que una editorial se fije en ti pues tienes que buscar otra manera de hacerlo. Y si vas a autopublicar, antes de recibir algo, primero tienes que dar algo. En mi caso puse La cámara oscura gratis en varias plataformas y el resultado ha sido brutal. Me leen en 19 países con cientos de miles de descargas anuales. Y eso no lo habría conseguido de no haber puesto gratis una parte de mi trabajo.

¿Con cuántas plataformas trabajas actualmente? ¿Qué es lo mejor de cada una de ellas?

Actualmente trabajo con Lektu, Amazon, Google Play y mi tienda online de Etsy.
Yo creo que todas parten de la misma base: que puedas publicar tu novela gratis.

¿Es satisfactoria tu experiencia en Lektu?

Totalmente. Aún le queda mucho por trabajar para que el autor sea más protagonista, pero está en el camino correcto. Los emails que mandan con las tendencias, las nuevas obras, etc., están ayudando mucho a que la obra del autor sea más fácil de encontrar.

¿Qué le pedirías a un editorial tradicional? ¿Has recibido alguna oferta?

A una editorial tradicional le pediría más respeto a los autores
Pues pediría más respeto a los autores. Hace pocos años, Planeta y otras editoriales de renombre publicaron verdaderas porquerías de Youtubers, sin pasar un solo filtro de calidad. Tenían claro que iban a vender millones de libros. Dinero fácil.

Durante toda la vida, estas mismas editoriales nos han exigido a los autores de verdad una calidad absoluta. Y no hace falta decir que era casi imposible pasar los filtros de tan elitistas editoriales. No es que no confiaran en tener ventas, es que sencillamente o escribías lo que a ellos les gusta, o no pasas a ser parte del equipo.

Soy una persona muy sincera y no voy a negar el asco que me produce todo esto. Pero mi enfado va dirigido a las editoriales tradicionales, no a los Youtubers. Sigo a muchos de estos chicos que han publicado y me parece muy bien que si les ofrecen una oportunidad tan bonita como la de publicar un libro (aunque sea una tontería de libro, como fue el caso de El Rubius) lo acepten. Lo que no me gusta y jamás me gustará es que las editoriales de renombre se tiren en plancha hacia el dinero fácil y se olviden de lo más importante que debe tener en cuenta una editorial: la literatura y la cultura.

Mi trilogía va a ser publicada en Argentina por una editorial
Por suerte, los Youtubers se han dado cuenta del daño que han hecho y ahora publican cosas de calidad. Véase Dalas, Celopan, Wismichu, Jordi Wild, etc. Es que parece una tontería, pero estos chicos han dado una lección tremenda a las editoriales tradicionales. Ellos mismos se dieron cuenta de la nula calidad que tenían sus primeros libros y de cómo se rieron tanto de ellos como de los lectores.

Respondiendo a la segunda pregunta: sí. Mi trilogía va a ser publicada en Argentina por la editorial La Términa. Estoy muy contenta con el contrato que hemos firmado y pronto veremos a Jeriel en las librerías de diferentes países.

Desde que en el año 2007 publicaras el relato “Sábanas blancas” en Ábrete Libro han pasado diez años, ¿cómo ha afectado la tecnología en la forma de trabajar de un autor? ¿Cómo te ha afectado a ti?

Personalmente creo que me ha ayudado mucho porque ahora tengo Internet que me da la posibilidad de documentarme sobre ciertos temas para luego escribir mis novelas. Si la tecnología hubiera llegado cuando yo comencé a escribir La cámara oscura, puedo asegurar que no tendría tantos errores de documentación. Reconozco que echo de menos mi máquina de escribir, pero prefiero tener un portátil o una tablet para poder trabajar en cualquier momento y en cualquier lugar. La máquina de escribir no era cómoda de llevar.

La autoedición se ha afianzado poco a poco, ¿cómo crees que se desarrollará en el futuro?

No tengo ni la más remota idea. Con que vayamos por el mismo camino que vamos ahora me parece bien.



Lali Rico

3 comentarios:

  1. Me encanta la obra de Rebeca, leo todo lo que escribe.Espero con ansia la tercera parte de la trilogía.

    ResponderEliminar
  2. Es un camino duro. Por cada triunfador hay miles de perdedores; bueno supongo que como en todo en la vida...

    ResponderEliminar
  3. Para triunfar en el ámbito de la autoedición sin duda es necesario hacer un buen manejo de internet y de las redes sociales; pero pienso que es muy importante contar ya de partida con una buena red de contactos previos. Los escritores que cuentan con un amplísimo círculo social, cuentan ya de primeras con un número elevado de potenciales compradores de su libro. A partir de ahí, el boca a boca e internet hacen mucho.

    Rafael García Crisóstomo

    ResponderEliminar